BIENVENID@S - YA PODÉS DESCARGAR EL NUEVO BONUS "El Camino Del Sol" - Twitter @Fics_Laliter - Correo: Ficslaliter123@gmail.com

viernes, 17 de abril de 2015

DIECISIETE



Cande desvió la vista hacia la puerta cuando esta se abrió. Peter y Agustín entraron en su despacho ofreciendo un frente común.
Hermanos.
Con independencia de sus características personales, en el fondo eran hermanos, y eso se notaba. Peter, con su aspecto pulcro y elegante, y Agustín con su aspecto rudo y deportista. Eran más o menos de la misma estatura, pero muy distintos en todo lo demás.
Se puso en pie, se acercó a Peter y le dio un breve abrazo.
—Siento mucho todo esto.
—Gracias. —Se apartó de ella—. Yo también siento lo de tu marido. Debería... debería haberte llamado.
—No te preocupes. Lo entiendo. Estas cosas son muy duras. Provocan emociones con las que no siempre queremos lidiar.
Peter asintió con la cabeza. Cande miró a Agustín. Se había cortado el pelo y se había afeitado la perilla. Estaba muy bien, pero echaba de menos los rizos de la nuca.
Apartó la mirada de él y se frotó las manos.
—Muy bien. —Regresó a su escritorio y adoptó la actitud propia de un abogado—. Si se sientan, empezaremos.
—¿No va a venir? —preguntó Agustín.
—No. Ya he hablado con Lali. Creemos que lo mejor es hacerlo por separado. Necesitaba tiempo para asimilar los resultados antes de hablar con cualquiera de vosotros dos.
Agustín y Peter se miraron. Cande se percató de su inquietud, de modo que sacó los resultados de las pruebas. No tenía sentido prolongar su agonía. Le entregó una copia a cada uno.
—Estos son los resultados preliminares del ADN. No son del todo concluyentes, pero creo que verán que les falta muy poco para serlo. Agustín, necesitamos muestras de tus padres, pero creo que podemos decir, con una certeza del noventa y ocho por ciento, que Lali Amadeo es Mariana Lanzani.
Peter se echó hacia atrás y cerró los ojos. El dolor se reflejaba en su cara, pero a juzgar por la tranquilidad de su reacción, supo que ya se lo esperaba. Tal como Lali había dicho, sin embargo, saberlo no facilitaba las cosas.
Agustín se tomó su tiempo para leer el informe. Cuando levantó la vista, Cande también vio el dolor reflejado en sus ojos. La situación era dura para los dos.
Se puso en pie y rodeó el escritorio, tras lo cual se apoyó en la mesa de roble, de la que cogió otra carpeta para darles más documentos.
—Aquí tienen una copia de su historial médico. Quería que lo vieran. El accidente que sufrió le dañó la cara. Se sometió a varias operaciones reconstructivas para reparar la nariz y las mejillas, razón por la que no tiene exactamente el mismo aspecto que antes. —Esperó a que los dos hojearan los documentos—. Sé que una cosa es que ella diga que no recuerda nada, pero que es otra muy distinta que lo vean reflejado en datos. En Houston, la trató un neurocirujano. He intentado localizarlo, pero me he topado con un callejón sin salida. Parece que todas nuestras pistas acaban de la misma manera. —Se desentendió de la idea y continuó—: En cuanto al traumatismo cerebral, su historial médico indica que recibió daños en el córtex lateral del lóbulo temporal anterior, que es la parte del cerebro que se encarga de la memoria a largo plazo, sobre todo donde se acumulan los recuerdos personales. Así que las cosas que aprendió, en el colegio, por ejemplo, no se ven afectadas porque se almacenan en otra parte del cerebro. O eso dice la teoría. Sin embargo, dónde adquirió esos conocimientos es otra cuestión, porque serían recuerdos personales, como la universidad a la que asistió. Eso explica por qué se desenvuelve tan bien en su profesión, ya que recuerda la información técnica acerca de la sismología y la geología, aunque no sepa qué clase de titulación tiene. Según he estado investigando, la mayor parte de lo que la comunidad médica sabe del cerebro es bastante inconclusa, sobre todo lo que se refiere a cómo el cerebro trata los recuerdos.
—¿De modo que no recuerda absolutamente nada? —preguntó Peter con voz débil.
—No —contestó Cande—. Y ahora les voy a decir algo que deben tener muy en cuenta. —Cuando los dos la miraron, prosiguió—: Esa parte del cerebro también es la responsable de la personalidad. —Quería dejar esa parte muy clara, asegurarse de que los dos lo entendían—. No es la misma persona que solía ser. Si pasan tiempo con ella, tal como he hecho yo, se daran cuenta de las similitudes, de los gestos, de su aspecto y demás. Pero también hay unas diferencias notables para las que tienen que estar preparados. La personalidad de Lali se ha desarrollado después del accidente. Reacciona de forma distinta a las situaciones. Mientras que Mariana era muy emotiva y saltaba a la primera, Lali es más reservada. Piensa las cosas antes de sacar conclusiones precipitadas o de dar su opinión. Es un aspecto menor, cierto, pero cobra importancia conforme la conoces. No quiero que piensen que van a poder retomar sus vidas donde las dejaron cinco años atrás y que todo irá sobre ruedas.
—¿Recuperará la memoria algún día? —quiso saber Peter.
—Según lo que he hablado con el doctor Allan, un neurocirujano local que ha estudiado su historial, no es muy probable. La mayoría de las personas que sufren amnesia recuerdan algo, cualquier cosa, sobre todo de su niñez, pero el caso de Lali es único. No ha recordado un solo dato. Esperaba que al estar en San Francisco, su memoria despertase, pero de momento no ha sido así. —Suavizó la voz—. Lo siento, Peter. Sé que no es la respuesta que esperabas oír.
Él asintió con la mirada fija en el informe. Pasaron varios segundos en silencio antes de que Peter dijera:
—¿Quién le haría algo así? ¿Quién nos haría algo así a todos? —Levantó la cabeza de golpe, pero en vez de dolor, Cande vio rabia en ese momento. Una rabia infinita a la que Peter tenía todo el derecho del mundo—. ¿Quién fue el hijo de puta que nos la arrebató?
—Se llamaba Benjamín Amadeo —contestó Cande—. Era un médico que trabajaba en Houston. También era uno de los pasajeros del avión que se estrelló hace poco, razón por la que Lali llegó a encontrarme a mí y después a ti. Al parecer, había venido a San Francisco para asistir a una conferencia médica, aunque Lali no sabe cuál. Todavía no tengo demasiada información acerca de Amadeo, pero Lali me ha pedido que investigue un poco.
—¿Qué clase de investigación? —preguntó Agustín.
Cande lo miró y también vio la rabia en sus ojos. Todos habían perdido muchísimo tiempo. Un tiempo que no podrían recuperar. Sin embargo, cabía la esperanza de que saber la verdad del porqué aliviaría parte del dolor.
—Lali necesita saber qué le pasó. Está tan confundida por todo esto como ustedes, salvo que en su caso, además, intenta averiguar qué parte de su vida es verdad y qué parte es mentira. Vamos a partir de la clínica privada en la que estuvo ingresada durante el coma, aunque nos hemos topado con varios obstáculos. Peter, tú identificaste sus objetos personales después del accidente, ¿verdad?
—Sí. —Cruzó los brazos por delante del pecho—. No quedaba mucho, solo su bolso y su portátil chamuscado.
—¿Sigues conservándolos?
—Puede que sí, en alguna parte. Guardé en cajas muchas de sus cosas después de eso. ¿Qué esperas sacar de ahí?
—Seguramente nada, pero le gustaría verlos de todas maneras. Agustín, ¿podrías ponerte en contacto con la universidad y averiguar en qué proyectos estaba trabajando antes de su desaparición?
—¿Crees que todo esto puede estar relacionado con su trabajo? —preguntó Agustín.
—No lo sé. Lo que sí sabemos es que Peter la dejó en el aeropuerto y que ella se despertó de un coma casi tres años después. De haber sido un acto de violencia casual, un secuestro o algo parecido, estaría muerta a estas alturas. Alguien se tomó el tiempo necesario para que pareciera que había subido a ese avión y después la cuidó tras solo Dios sabe qué clase de accidente. Bien podría estar relacionado con algún proyecto en el que estuviera trabajando.
—¿Y si no lo está? —quiso saber Peter.
—Si no lo está, tacharemos esa posibilidad de la lista y pasaremos a la siguiente. Mientras tanto, voy a seguir rastreando al médico de Houston que aparece en el historial médico de Lali, a ver si encuentro respuestas allí. Lali también mencionó a su suegro, Walter Amadeo, que parece haber desaparecido justo después de que su hijo muriera. También quiero dar con él.
Cande vio el fuego que ardía en los ojos de Peter. Un fuego que puso de manifiesto que Benjamín Amadeo podía sentirse afortunado por haber muerto. Cande comprendía su rabia y su frustración, pero para ella era más importante Lali, así como asegurarse de que Lali contaba con lo necesario para sobrevivir entera a los siguientes días.
—¿Y ahora qué? —preguntó Peter.
—Bueno, eso tienen que decirlo Lali y tú —contestó Cande—. Ahora mismo no pide nada. Necesita un poco de tiempo para asimilarlo todo, pero estoy segura de que se pondrá en contacto contigo enseguida. No va a pedir ningún tipo de acuerdo legal para poder ver a Luz, por si es lo que te preocupa. Ha expresado su ferviente deseo de conocer a la niña, algo de lo que seguro que ya estás al tanto, pero creo que tienen que intentar ponerse de acuerdo antes de involucrar a algún representante legal. Pienso que el siguiente paso sería comunicárselo a sus padres, Agustín, y pedirles una muestra de sangre, solo para confirmar el tema.
Agustín asintió con la cabeza. Cande miró a los dos hombres mientras deseaba poder hacer algo, lo que fuera, para facilitarles las cosas. Por desgracia, sabía que era imposible.
Se apartó del escritorio y dio un paso adelante, indicando así que la reunión había terminado.
—Pueden quedarse esos informes. No creo que nos ayuden mucho ahora, pero tal vez sí sean de ayuda en el futuro.
Peter le dio las gracias, se volvió y miró a Agustín, que seguía sentado.
—Te veo fuera.
Cuando se quedaron solos, Agustín la miró.
—¿De qué va lo de la investigación?
—De estar en su lugar, ¿no querrías saber qué pasó?
Él movió la cabeza y miró el informe que aún tenía en las manos.
—Entiendo la rabia de Peter y su necesidad de saberlo todo y demás. Yo estaba tan furioso como él porque nos la hubieran arrebatado. Pero esto... parece una completa pérdida de tiempo.
—Es posible que lo sea. Vamos paso a paso. Mientras tanto, esto ayuda a que Lali sienta que está haciendo algo, que tiene un poco de control sobre su vida. Creo que es lo que necesita ahora mismo.
—¿Cómo se lo ha tomado? —preguntó él en voz baja.
—No muy bien. Claro que ya lo sabía antes de que se lo dijera, al igual que Peter. Tienen que solucionar muchas cosas.
Agustín miró la puerta cerrada.
—No sé cómo facilitarle las cosas.
—Apóyalo. La cosa está a punto de empeorar, Agustín.
Él la miró a la cara. Y a continuación puso los ojos como platos.
—Joder. El niño.
—¿Lo sabías?
—Acabo de atar cabos ahora mismo. —Cerró los ojos—. Vi una foto en la mesa de Lali. Mierda. —Le habló de la visita que hizo al despacho de Lali unos cuantos días antes—. No me había dado cuenta hasta ahora mismo. Las cosas han estado tan... mal. —Se frotó la frente—. Y yo que creía que la cosa ya era complicada antes.
—No puedes decírselo a Peter. Va a contárselo ella. Pero necesita un poco de tiempo para averiguar cómo hacerlo. Tenemos que dejar que lo solucionen ellos a su ritmo.
—Estoy en una mala situación, letrada. Es mi hermana y la quiero, me recuerde o no. Pero él también es mi hermano, aunque no seamos de la misma sangre, y lo quiero. Y me necesita.
Esas palabras la conmovieron de un modo que no esperaba. Se agachó delante de él y le acarició la mejilla con los dedos.
—Ya estás haciendo lo correcto. Siento mucho que te veas en medio. ¿Puedo hacer algo?
Él levantó la vista y esbozó esa sonrisa tan sexy. La que hacía aparecer el hoyuelo que revolucionaba su corazón.
—Podrías cenar conmigo.
Ah, se moría por hacerlo.
—No puedo, Agustín. No mientras siga representando a Lali.
La miró a los ojos. En ellos vio la misma decepción que ella estaba sintiendo.
—Me gustaría que le dijeras que se busque otro abogado, por mi bien, pero no puedo. Te necesita. Necesita a alguien de su parte.
—Nos tiene a todos de su parte —le recordó ella.
—Sí, pero Peter... —Miró la puerta—. Me da el pálpito de que la cosa va a empeorar antes de mejorar.

Por desgracia, Cande tenía el mal presentimiento de que era verdad.
Continuará... +15 :0

20 comentarios:

  1. Aaaaay nooo!! Porqe Empeorar en vez de mejoraaaaar!! Sera mucha molestia si SUBIA UN CAPI MAAS? Jajaja.... Qiero saber qe va a lasar cuando peter se entere de la exustencia de su hijo... y qe su hijo le decia papa a otro hombre! Aaaaains... qoero OTRO CAAAAAP!!

    ResponderEliminar
  2. Maldito B.
    Creo k será todo x algo relacionado con las investigaciones médicas d Peter y x ser B médico.
    Envidia d B,y obsesión x Lali.

    ResponderEliminar
  3. K intrigante k fue B,destrozó a toda una familia x su propio beneficio.

    ResponderEliminar
  4. Ahora me pregunto si B ,tuvo ayuda d alguien ,para urdir tamaña trama.
    Seguramente k si

    ResponderEliminar
  5. Lo k me temía ,me lo ha confirmado Agustín,Peter va a estar fatal cuando se entere k tiene un hijo.

    ResponderEliminar
  6. Si como dice es seguro k no recupere la memoria ,espero k d a poco,xk Peter no se lo va a poner fácil,Lali se enamore d él.

    ResponderEliminar
  7. Noooo me jodaaas. Porque no sucede al revés Mejorar y luego empeorar y luego volver a mejorar :)

    Ya quiero q lali le cuente a Peter sobre tomas. Pobre Peter ahí xq el nene piensa q su padre es Benjamin :(


    Posta no quiero ser pesada y molesta pero uno mas siiiiiii porfa

    ResponderEliminar
  8. La foto de Peter es muy sgsgdfjgkv baba baba y mas baba xD

    ResponderEliminar
  9. Estuvieron todos complotados ahora para que lali haya estado con Benjamin

    ResponderEliminar
  10. La opción q dijo cande esta buena osea q haya desaparecido por algo de su trabajo.
    Otra puede ser q sea q Benjamin la haya conocido a lali de antes ponele q desde la universidad y se obsesiono con ella xq no le dio bola
    Otra opción es venganza algo hizo Peter q a benja no le agrado para nada


    Sigo pensando :D

    ResponderEliminar
  11. Ojala q benja si haya tomado ese avión. Aunque hay alguien mucho mas pesado q Benjamin, para mi q el era su títere y benja solo cumplía ordenes

    ResponderEliminar
  12. Vamos Danii!!!.
    Sigo Esperándote

    ResponderEliminar
  13. Cande y Agustín unidos ,me encantan , y me gusta como son con Peter y Lali

    ResponderEliminar
  14. Mas!!! Esto se pone interesantee!!

    ResponderEliminar
  15. massssssssssssssssssssssssssss
    y sigo enojada
    no entiendo por que le hizo eso

    ResponderEliminar